Tiempo de lectura:3 Minutos, 30 Segundos
María del Mar Magallón durante la entrevista mantenida en
los estudios de Radio ECCA en Las Palmas de Gran Canaria
«Aunque el concepto de ciudadanía varía según las sociedades, todas han mantenido tres principios: Sentimiento de pertenencia a un grupo, defensa de unos derechos y asunción de responsabilidades. Hoy en día, el Estado ha dejado de garantizar algunos derechos, y los ha dejado en manos de las familias o de las entidades privadas», afirmó la directora de Alboan, María del Mar Magallón, que participó en las mesas redondas que tuvieron lugar en las aulas culturales de Radio ECCA el pasado jueves en Santa Cruz de Tenerife y un día después en Las Palmas de Gran Canaria. Además, en la primera mesa participaron Ana Giménez y Santiago Catalán, subdirectora de Acción social de Radio ECCA y presidente de Justicia y Paz Tenerife, respectivamente. En Gran Canaria, Magallón estuvo acompañada de la fiscal de la provincia de Las Palmas Inés Herrero y el director del Centro Loyola Canarias, Javier Castillo. Ambos actos fueron clausurados por los presidentes de los cabildos en las islas respectivas, Carlos Alonso y Antonio Morales.
Participantes en la mesa redonda de Santa Cruz de Tenerife.

Durante sus intervenciones, Magallón resaltó que «la globalización requiere tanto de respuestas globales como locales», argumentando que en apariencia lo que nos ocurre es consecuencia de un ámbito local, «el cambio climático, la sostenibilidad del planeta o los movimientos migratorios, son campos nos afectan de forma general».

En este sentido señaló que «la defensa de la vida y del bien común debe estar por encima de la generación de riqueza», y apuntó que «los poderes económicos se están atribuyendo la cobertura de derechos y marcando las políticas a seguir».
Como alternativa, María del Mar Magallón propuso «contar con una ciudadanía crítica, así como con medios de comunicación e información  que muestren en qué medida nos afecta cada hecho y que despierten la compasión ante el expolio del planeta».
En la última parte de su intervención, Magallón indicó que «el sistema capitalista nos ha convencido de que ‘consumo luego existo’. De esta forma la felicidad se contrapone a la austeridad», aseverando que «solo la solidaridad puede redistribuir la riqueza en el mundo».

Momento de la mesa redonda en Las Palmas de Gran Canaria.

Carlos Alonso dijo: «Venimos a escuchar, a aprender, a dialogar. El mundo presenta desafíos nuevos y no podemos dar por supuestas las respuestas de antes. El Cabildo, como las demás administraciones, tiene que estar en actitud de escucha y aprendizaje», mientras que Ana Giménez, subrayó las consecuencias globales de las actuaciones locales y personales. “Es nuestro estilo de vida personal y familiar el que tiene consecuencias globales: cuando compramos, cuando usamos la energía, cuando participamos en organizaciones civiles o políticas”, insistió Giménez. Santiago Catalán centró su reacción en la necesidad de la participación local y en el trabajo solidario en los barrios. Ambos se preguntaron por el lugar de los medios de comunicación y de las redes sociales que, en ocasiones, pueden dar lugar a más ruido que a verdadero conocimiento.

Por su parte, en la mesa
de Gran Canaria, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, denunció que «la lógica económica sin rostro humano ni prioridades sociales, desconoce el precipicio al que nos aboca y alienta la cultura del ‘sálvese quien pueda'», asegurando que «el cambio de sociedad es una cuestión de supervivencia».
Morales definió como el primer gran desafío «eregir una dirección inclusiva, sostenible e integral frente a la lógica de los mercados», recodando que «hoy tenemos un poder que se ha quitado de encima la política y una política despojada de poder».
Inés Herrero criticó «el partidismo que se equipara a la política», señalando: «las mujeres, que hemos sido relegadas hitóricamente al ámbito privado, sabemos que desde lo privado se puede hacer política. Como jurista», añadió, «lo jurídico también es político».
Por último, el director del Centro Loyola Canarias aseveró que «los críticos con la globalización hablan de ‘occidentalización’, pues lo que vivimos es solo la defensa de los interese de los mercados, declarando que «desde la égida de los mercados no se pueden marcar las políticas. Es necesaria una justicia social global».
Previous post Asociaciones de vecinos, ayuntamientos y fundaciones, el itinerario de la campaña ECCA Siempre Contigo en Sevilla
Next post ECCA de Murcia comienza con la décima edición del Mujer Avanza y la clausura de una nueva edición de ECCAintegra
Perfiles en Redes Sociales