Tiempo de lectura:2 Minutos, 3 Segundos
Además, afirmó: “El hecho de que una persona que llega a nuestras costas vaya a un CIE, a la calle o a la devolución, es una lotería. No hay un criterio racional que explique la elección de un camino u otro”
Radio ECCA acogió, a mediados de mes, la presentación del informe “Diez años mirando a otro lado. Informe CIE 2019”, elaborado por el Servicio Jesuita a Migrantes (SJM). La presentación la realizó el jesuita Josep Buades, director de la Asociación Claver – SJM. “Es la primera vez que se presenta el informe en Canarias. Teníamos especial interés en hacerlo aquí por la situación que se está viviendo en Arguineguín con la llegada de personas migrantes” afirmó J. Buades en una entrevista concedida a Radio ECCA.
El título del informe, explica Buades, responde a la falta de sensibilidad de las autoridades españolas, porque “las cifras nos llevan a pensar que este tema no está entre sus prioridades”.
Antonio Viera, capellán CIE Barranco Seco, y Josep Buades.

El informe del SJM también se hace eco del incumplimiento del reglamento de los CIE (desde hace cinco años). “Un reglamento insuficiente, desequilibrado, tardío, que consagra un modelo policial y carcelario” denuncia Buades. La media de estancia en los CIE de España es de 27 días, aunque en el CIE de Hoya Fría, en Tenerife, se eleva a casi 32. 

Los datos del Ministerio del Interior, a los que ha tenido acceso el SJM confirman que las principales causas de internamiento en un CIE son por expediente de devolución (66,86 %) y por orden de expulsión (30, 84 %). 
Sin embargo, el Informe CIE 2019 llama la atención sobre la comparación entre el número de personas internadas en los CIE y las que son expulsadas. La diferencia entre 2016-2017 apenas llegó al 30 %. “Alertamos que esto estaba generando un sufrimiento innecesario a muchas personas” explica Buades. Y aunque en 2019 la eficacia del internamiento ascendió hasta el 59 %, más de un tercio de las personas recluidas en los CIEs fueron puestas en libertad “por lo que también se les sometió a un sufrimiento inútil”. 
“El hecho de que una persona que llega a nuestras costas vaya a un CIE, a la calle o a la devolución, es una lotería. No hay un criterio racional que explique la elección de un camino u otro. Parece que se ha olvidado que detrás de cada una de estas cifras hay personas” concluye Josep Buades.
Previous post + Experiencia 2020 continúa apoyando a mayores de 45 años en la mejora de su empleabilidad
Next post Emprendimiento desde las Regiones Ultraperiféricas
Perfiles en Redes Sociales

Spoed Loodgieter